Social y Consultas

Eternal y su política de RSE

La responsabilidad social corporativa (RSC) también llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o Inversión Socialmente Responsable, se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor agregado.

En este marco, y bajo estos preceptos, Eternal.lat, comienza a incorporar políticas de RSE, haciendo foco en los cuidados medioambientales de la tierra y el agua, estableciendo protocolos de gestión, formación y capacitación a sus colaboradores, que en concordancia con su Código de Ética y Valores, permitan desarrollar acciones en la preservación de suelos y agua, en forma responsable y amigables.

Tanto los stakeholders internos y/o externos de Eternal.lat, están alineados a estos conceptos. ya sea a nivel individual o empresarial, realizando e implementando prácticas eco sostenibles.

Cómo ya establecimos, nuestros focos de acción medioambientales, son: aguas y suelos.

El medio ambiente en América Latina y el Caribe

Suelo y agua son recursos estratégicos que contribuyen a la seguridad alimentaria y la generación de servicios eco-sistémicos.

América Latina y el Caribe están bien dotados de recursos hídricos. Posee el 15% del territorio global, el 10% de la población mundial y reciben el 29% de las precipitaciones del planeta. Sin embargo, la distribución espacial y temporal es desigual; los lugares más áridos y más húmedos del planeta se encuentran en la región, por lo tanto, la disponibilidad de agua para sus diferentes usos puede variar considerablemente entre países, y dentro de distintas áreas en un mismo país.

América Latina y el Caribe, albergan algunos de los ecosistemas más primitivos y diversos del mundo, dependiendo en grado sumo de sus recursos naturales para la generación de crecimiento económico.

Esta región enfrenta la exigencia de reconciliar las demandas de crecimiento con la necesidad de proteger y administrar debidamente sus hábitat y recursos, a fin de alcanzar un desarrollo sostenible, al tiempo que hace frente a amenazas globales para el medio ambiente, como el cambio climático.

De acuerdo con la organización que trabaja en el acuífero Guaraní, aproximadamente el 94% de las reservas de agua en planeta se encuentra en océanos y mares, el 4% en agua subterránea, el 1.98% en hielos y glaciares y el 0.02% en ríos y arroyos. Esto nos da una idea del problema de abastecimiento de agua que se avecina si no prestamos atención a su ciclo de reproducción y los mecanismos que nos permitirán mantenerlos en el contexto de cambio climático que atravesamos.

Los pesimistas señalan que el agua se convertirá en “… el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI ya que se espera que en el año 2025, la demanda de este elemento tan necesario para la vida humana será un 56% superior que el suministro… y quienes posean agua podrían ser blanco de un saqueo forzado. Se calcula que para los 6.250 millones de habitantes a los que hemos llegado se necesitaría ya un 20% más de agua. La pugna es entre quienes creen que el agua debe ser considerado un commodity o bien comerciable (como el trigo y el café) y quienes expresan que es un bien social relacionado con el derecho a la vida.

América Latina: Un continente Rico en Agua

Con el 33% de los recursos hídricos renovables del mundo, Latinoamérica es el continente con la disponibilidad más alta del mundo. Sus 3100 m3 de agua per cápita por año, duplican el promedio per cápita mundial. La gran mayoría de los países de la región cuentan con disponibilidades catalogadas entre altas y muy altas en razón de su superficie y población.

Consecuencias Sanitarias asociadas con el Deterioro del Agua

La Organización Mundial de la Salud ha manifestado en varias ocasiones que el 85% de las causas de enfermedades y de muertes en el mundo, se asocian con el agua contaminada y la falta de acceso a la misma. Anualmente, la disentería, la diarrea y otras enfermedades hídricas cobran las vidas de 3 millones de personas.

América Latina no escapa a esta realidad: anualmente se reportan 150,000 muertes por enfermedades hídricas, 85% de las cuales, ocurren en niños menores de 5 años de edad.

Todo el mundo sabe la importancia del agua, pero no todos entienden que el suelo es más que donde ponemos los pies, es el que nos provee de alimentos, de fibra, de materiales para la construcción, donde se retiene el agua, donde se almacena el carbón atmosférico.

Actualmente, más de 68 por ciento de la superficie sudamericana está afectada por la erosión: 100 millones de hectáreas de tierras fueron degradadas por la deforestación y 70 millones debido al sobrepastoreo.

La FAO subraya que 95% de los alimentos que consume la población mundial provienen de un suelo que hoy, a nivel global, está más degradado y pobre en nutrientes.

Los datos señalan que 80 ciento de los suelos agrícolas sufren actualmente de erosión moderada a severa y otro 10 por ciento enfrenta una erosión ligera. Por lo tanto, apenas un 10 por ciento de los suelos fértiles del planeta están sanos.

“Numerosos estudios demuestran que las comunidades más pobres y vulnerables son las que tienen peor acceso a los insumos. Una comunidad pobre tiene acceso a una tierra menos fértil, tiene menos acceso a semillas, a agua, a recursos productivos, menos acceso a maquinaria agrícola y a incentivos”, afirmó.

“Hay una relación directa en esta dirección y viceversa: un suelo degradado va a provocar que una comunidad migre y que haya conflictos en torno a un recurso limitado”.

América Latina y el Caribe tienen las reservas de tierra cultivable más grandes del mundo. Cerca del 47% del suelo se encuentra aún cubierto por bosques, pero esta cifra se está reduciendo rápidamente producto de la expansión del territorio agrícola. Durante los últimos 50 años (1961 – 2011), la superficie agrícola en la región aumentó notablemente, pasando de 561 a 741 millones de hectáreas, con la mayor expansión en América del Sur: de 441 a 607 millones de hectáreas.

Sin embargo, la expansión de la producción ha ido, generalmente, de la mano del uso intensivo de insumos, degradación de suelos y aguas, reducción de la biodiversidad y deforestación, bajo una lógica orientada al mercado que no solamente pone en riesgo la calidad y disponibilidad de los recursos naturales, sino también los modos de vida de las personas, en particular de los más vulnerables.

✅ Desde el lugal que nos toca, y el impacto medioambiental que produce la desaparición física de un individuo; ¿Cuáles pueden ser nuestros aportes y contribuciones desde Eternal.lat, junto a nuestros stakeholders, para ayudar a concientizar sobre estos graves problemas a los que nos enfrentamos hoy, que es el mundo que dejaremos a nuestras futuras generaciones?

✅Evitar la contaminación atmosférica, realizando cremaciones solamente en empresas que aseguren y garanticen, las mejores prácticas medioambientales, con equipos de última generación y tecnologías avanzadas.

✅ Utilizando insumos y productos fabricados en forma ecológica, biodegradable, y eco sustentables.

✅ Fomentando la cremación.

✅ Ofrecer alternativas opcionales a la sepultura de cuerpos en tierra.

✅Sembrar árboles en zonas desiertas, utilizando como sustratos las cenizas del resultado de cremaciones.

✅Cuidar los bosques nativos donde se encuentran ubicados los distintos parques de cenizas – Bosque Eterno.

Bibliogragía consultada:
• Orlando Milesi y Marinela Jarroud
• FAO

Sí después de la muerte renaciésemos como arboles, nuestro legado seria bosques llenos de vida, en vez de cementerios fríos de mármol y cemento.